Prevén recuperar especie cactácea en peligro en cayos de Ciego de Ávila

0
58
Foto: cortesía del CIEC

Un proyecto conjunto entre los centros de Investigaciones de Ecosistemas Costeros (CIEC) y de Bioplantas, en la provincia de Ciego de Ávila, prevé recuperar la Consolea millspaughii, especie de cactácea identificada desde el año 1910 en Cayo Paredón Grande (al centro‒norte de Cuba) y en peligro crítico de extinción.

El Máster en Ciencias Biológicas Raúl Gómez Fernández, investigador auxiliar del CIEC, subrayó que para el año 2023 debe concretarse la reproducción in vitro, a un ritmo que permita acelerar la reintroducción de esa planta, cuyas poblaciones se reducen debido a factores antropogénicos y ambientales.

La conservación de esa cactácea en la cayería norte avileña contempla la siembra en jardines de instalaciones hoteleras, extrahoteleras y de apoyo al Turismo, acción que también favorece el desplazamiento de plantas exóticas, cuyo desarrollo resulta complejo en ecosistemas costeros, dijo.

En Cuba, las mayores congregaciones de esa especie se encuentran en el referido islote y fueron registradas durante una expedición efectuada a inicios del siglo XX, precisó.

Explicó que sufrieron afectaciones como consecuencia de los procesos inversionistas para el desarrollo del turismo y los embates de fenómenos meteorológicos, fundamentalmente el huracán Irma, poderoso y catastrófico ciclón tropical ocurrido en el año 2017.

A partir de una investigación efectuada por el CIEC en los cayos Coco y Paredón Grande, tras el paso de ese evento hidrometeorológico extremo, se determinó la necesidad de salvaguardar la Consolea millspaughii, expresó.

La inciativa conjunta pudiera extenderse para contribuir a la conservación de otras especies, de manera que se preserven los valores del entorno y se honren los compromisos de Cuba con el cuidado y la protección del medio ambiente, destacó.

Al referirse a las características de la Consolea millspaughii, Gómez Fernández resaltó que puede crecer hasta uno y medio metros; se reproducen y forman colonias asociadas a matorrales ubicados en lugares donde hay pocos sustratos, con gran cantidad de piedras y dienteperro.

Resisten esas condiciones ambientales adversas por su capacidad para adaptarse y retener agua para crear reservas que les permiten mantenerse vivas durante todo el año y beneficia a otras plantas y animales asociados a ellas, lo que confirma su valor ecológico.

Según consta en un informe del CIEC, es un arbusto ramificado en la parte superior, con un tallo cilíndrico, de hasta siete centímetros (cm) de diámetro y 60 de altura; en tanto, sus ramas estrechamente oblongas y comprimidas pueden alcanzar los 10.

El documento del CIEC, entidad adscrita a la Agencia de Medio Ambiente, afirma que el 40 por ciento de los cactus nativos cubanos se encuentra en Peligro Crítico de extinción y tres especies de Consolea engrosan la lista de Peligro Crítico, mientras otra está en Peligro.

Un eje fundamental para la conservación de plantas es la preservación efectiva de las especies en su hábitat natural, especialmente de aquellas que se encuentran bajo algún grado de amenaza.

 
Artículo anteriorToman posesión autoridades electorales de Morón
Artículo siguienteDestacan en Australia unidad de Cuba ante hostilidad de EEUU

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí