Brasileños vuelven a las urnas tras una de las campañas más tensas en la historia del país

0
86

Los colegios electorales abrieron nuevamente en Brasil este domingo a las 08:00, hora local, para la segunda vuelta electoral que disputan el mandatario de tendencia ultraderechista Jair Bolsonaro y el exgobernante Luiz Inácio Lula da Silva.
Más de 156 millones de votantes retornarán a las urnas en 472 mil 75 secciones electivas, que permanecerán abiertas hasta las 17:00, hora local, para elegir al próximo jefe del Ejecutivo para el periodo 2023-2027.

Según el Tribunal Superior Electoral, pese al horario oficial de cierre (de Brasilia), las personas que se mantienen aún en filas de los centros de emisión de sufragios podrán permanecer para emitir su voto.

Tras una de las campañas más tensas y violentas que se recuerdan, los sondeos dan como favorito a Lula, con el 49 % de las intenciones de voto, frente al 44 % de Bolsonaro.

Un exobrero y un exmilitar

Lula, de 77 años, es un exobrero metalúrgico que gobernó exitosamente Brasil entre 2003 y 2010, con sus programas sociales reconocidos internacionalmente por sacar a decenas de millones de personas de la pobreza gracias al boom de las materias primas.

Figura central de la política brasileña del último medio siglo, el patriarca de la izquierda, del Partido de los Trabajadores (PT), ingresó en 2018 en la cárcel tras ser condenado por corrupción, lo que le inhabilitó para presentarse a las elecciones que ganó Bolsonaro. Pero un año y medio después renació políticamente al ser liberado porque su condena quedó anulada por una cuestión procesal (los casi 20 casos abiertos en su contra o bien fueron anulados o el exmandatario fue absuelto).

Si este domingo gana, se convertirá en el primer brasileño en ser electo en tres ocasiones y en el más veterano en asumir el cargo.

Bolsonaro, de 67 años y afiliado al Partido Liberal (PL), es un abierto nostálgico de la dictadura militar que ejerció durante 27 años como diputado en Brasilia. En 2018 llegó por sorpresa a la presidencia como ‘outsider’ de la política y paladín de la lucha anticorrupción, aupado por una heterogénea coalición de evangélicos, ruralistas y militares con el lema ‘Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos’.

Dueño de una retórica incendiaria contra la izquierda y la ideología de género y a favor de armar a los brasileños, ha encadenado varias crisis en su primer mandato.

Entre ellas su enfrentamiento con parte de la comunidad internacional por los disparados índices de deforestación e incendios en la Amazonía derivados, según los ambientalistas, de su política a favor del avance del agronegocio o su cuestionada gestión de la pandemia del coronavirus, que dejó casi 700.000 muertos, en la que hizo campaña contra las medidas de cuarentena y demoró en comprar vacunas.

Artículo anteriorUnión Eléctrica pronostica para este domingo un déficit de 946 MW en horario pico
Artículo siguienteVisibilizan saberes de mujeres emprendedoras (Fotos)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí