Arcoíris de alegría repartido entre muchos

0
110
Photo José Luis Martínez Alejo

Un verdadero arcoíris de alegría resulta el comienzo del curso escolar, suceso que acontece a todo lo largo y ancho de la Isla, en el cual  niños, adolescentes y jóvenes visten reluciente sus uniformes.

Este 28 de noviembre Ciego de Ávila compartió con júbilo la jornada. De los más de 68 mil 500 estudiantes que en la provincia acudieron hoy al reencuentro con el saber, 5 mil   infantes cruzaron el umbral de las aulas para adentrarse, por primera vez, en el  anchuroso mundo del conocimiento.

En esa marea de bienestar, vemos a nuestro hijo, a un sobrino, un nieto o vecinito, asistir radiante de felicidad a la escuela donde el personal docente y de apoyo les garantizará una formación académica adecuada a pesar de las carencias y vicisitudes que vive el país.

Por eso hoy más que nunca, pienso en el maestro, en nuestro José Martí y presumo la satisfacción que sentiría de ver materializado con hechos la grandeza de su pensamiento cuando advirtió:

 “Educar es depositar en cada hombre toda la obra humana que le ha antecedido; es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente, hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo, para que flote sobre él y no dejarlo debajo de su tiempo, con lo que no podría salir a flote; es preparar al hombre para la vida.”

Artículo anteriorCollective sugarcane harvest strategies in Majagua
Artículo siguienteTasas vigentes en el mercado cambiario cubano este martes 29 de noviembre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí