Verano en Ciro Redondo, historias del deporte y la recreación

0
125
Foto Jit

Experiencias diversas que demuestran las opciones existentes en medio de tantas limitaciones

La recuperación de la piscina del Inder en el municipio Ciro Redondo ha multiplicado allí la recreación durante estos meses de verano.

La llaman así para diferenciarla de otras seis existentes en la localidad, dos de las cuales se encuentran en la modalidad de arrendamiento.

Cinco albercas están ahora mismo a disposición de una población superior a los 138 mil habitantes, otra se encuentra en reparación y la última en fase de recuperación.

«Nuestros usuarios vienen de todas partes, lo mismo de Ciego de Ávila que de Morón. Utilizan fundamentalmente los trenes y las guaguas que retornan de los cayos», dijo a JIT la directora municipal del Inder, Elisabel Batista Ortiz.

«También llegan desde Ceballos y otros sitios, es decir, damos servicio a una buena cantidad de personas», agregó.

«En mayo pasado todo estaba funcionando, pero en julio y lo que va de agosto ha crecido el número de visitantes», expresó.

«Se hizo una reparación prácticamente capital en la sala de bombas, turbina, válvula, sistema eléctrico y pintura, y se crearon áreas de sombra. Fue construida en el año 1930 y llevaba más de 20 años inutilizada», detalló.

«Tiene varias ventajas. Contamos con agua clorada constante y el valor de la entrada es de solo cinco pesos. Eso nos permite costear la electricidad, el agua y el cloro», comentó la entusiasta ejecutiva, con mucho que contar, pero muy poco tiempo disponible al momento de nuestra visita.

COMUNIDAD EL MANGUITO

La comunidad El Manguito surgió después del triunfo revolucionario de 1959, al costado del pequeño tramo de la Carretera Central que antecede al corazón del municipio Ciro Redondo.

Hablamos de un territorio que debe su notoriedad, sobre todo, al central azucarero de igual nombre y a la primera bioeléctrica del país, concebida para quemar bagazo de caña y otras biomasas como el marabú.

Ariel Díaz Toledo, licenciado en Cultura Física y Deportes, lleva la recreación en la comunidad El Manguito.

«Siempre que me surge una idea la intento concretar. Hice un batintín distinto a los tradicionales y una especie de hula hula con pomos unidos mediante un cable, que sirven de marcador en el suelo para desarrollar distintas acciones con los muchachos», expuso.

«Lo importante es que tengan la opción de, mientras se divierten, crear capacidades y ejercitarse», agregó.

Díaz también habló de las mejoras que disfrutan con la construcción de un parque infantil, y de las reparaciones de la bodega y otros bienes comunes para los residentes en El Manguito.

«En este verano nos hemos multiplicado. Debido a la covid-19 llevábamos dos años de pocas acciones recreativas en la comunidad», finalizó diciendo “el profe”, como le llaman decenas de niños y adolescentes.

SARDIÑAS, DE INCONTABLES “REVOLUCIONES” POR MINUTO

Decir Sardiñas en la comunidad La Yuca, del municipio Ciro Redondo, es decir líder.

Casi medio centenar de niños, fundamentalmente, integran por estos días de verano su “ejército” de juguetones desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde. «Con descanso para almorzar», como bien dice el veterano de 68 años de edad.

«Siempre me ha gustado trabajar con los muchachos. Tienen mente fresca, son ágiles y aprenden rápido. Además, como dijo nuestro José Martí, son los que saben querer», manifestó quien ha dedicado media centuria de su vida a la cultura física.

Señalado como mejor profesor de recreación del país hace unos años, Sardiñas es padre, tío y abuelo de muchos de esos muchachos, por el tiempo que convive con ellos y el respeto y amor que le profesan.

Una pequeña plaza es su cuartel general. Allí se juega de todo, especialmente las variantes tradicionales.

«Me gusta innovar en los juegos y para ello creo medios con lo que pueda conseguir. Casi siempre son objetos desechados», nos aseguró.

«Aquí he tenido niños que casi sin darme cuenta se hicieron jóvenes y pasaron a la Eide para hacerse deportistas. Eso me da orgullo», sostuvo.

«Pude trabajar en otra área dentro del movimiento deportivo, porque después de pasar por la Epef me hice licenciado, pero la recreación es lo que me gusta», contó.

Del diálogo con el director de recreación física del Inder, Eric Gutiérrez Rodríguez, surgió el tema de la continuidad… «Sería bueno que pensara en alguien a quien pasarle sus conocimientos y experiencias», dijo el visitante al curtido profesor.

«Aquí me ayudan varios que tienen interés. Ya me jubilé y me recontraté. Hay Sardiñas para rato, pero voy a priorizar esa sugerencia. Es bello esto de divertir ejercitando a esos niños que son nuestro futuro inmediato», concluyó quien trabaja a miles de “revoluciones” por minuto. Tomado de Jit

Artículo anteriorAlistan colegios electorales para referendo popular en Cuba
Artículo siguienteEl joven latido de una fotógrafa moronense

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí