El viviente ejemplo del héroe del pedraplén (+Fotos)

0
49
Evelio Capote Castillo. Foto canalcaribe.icrt.cu

Un hombre con la capacidad de ir de lo posible a lo posible fue Evelio Capote Castillo, el constructor fundador de los caminos sobre el mar en Cuba.

El camino sobre el mar entre la Isla de Turiguanó y Cayo Coco todavía distingue al vuelo la voz de mando de Evelio Capote, reiterándole a su tropa con todo respeto aquella frase que un día, mirando hacia el horizonte, les expresara el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz: “aquí hay que echar piedras sin mirar para alante”.

Los peñascos eran trasladados por solo seis camiones KP3, tres Kamaz y un cargador. Así comenzaron los constructores la osada travesía hasta que llegaron los refuerzos de medios y fuerzas productivas.

En constante desafío con las aguas menos profundas, enlazaron el mar con tierra firme el 26 de julio de 1988. Luego el pionero en Cuba en la edificación de ese tipo de vial, llamado pedraplén, continuó al frente de la creación de carreteras por el interior de los cayos, los movimientos de tierras para la construcción de hoteles y otras instalaciones, en calidad de jefe del contingente Roberto Rodríguez, y posteriormente de director general de la Empresa Constructora Militar (UCM) El Vaquerito, responsabilidad esta última desempeñada hasta el 2017.

Quien tiró allí la primera piedra contribuyó a que el destino turístico Jardines del Rey disponga hoy de más de ocho mil habitaciones en 20 hoteles, en los cayos Coco y Guillermo. Gracias también a su emprendedora labor durante más de tres décadas, el proceso inversionista se extiende a los islotes Paredón Grande y Antón Chico.

Destaca Maité Lugones Castañeda, secretaria del Comité del Partido Comunista de Cuba en la UCM, al referirse a la biografía de Capote, que una sola vez este no acató la sugerencia del Líder de la Revolución, cuando le dijo: ‘tú no te vas a jubilar, vas a trabajar hasta los 80 años; después descansas un poquito’. “Pasada esa edad, él prefirió seguir haciendo pedraplenes en lugares lejanos y solitarios para asegurar el crecimiento del destino turístico Jardines del Rey”, enfatiza la avileña.

Su compromiso con el futuro del país era más fuerte. Lo corrobora el reconocimiento del general de cuerpo de ejército Ramón Espinosa Martín, cuando dijo sobre Capote Castillo: “un hombre que cumplió con Fidel, con humildad y exigencia, sus órdenes y consejos”.

Larry Morales Rodríguez, historiador y autor de los libros Los conquistadores del horizonte y Tirándole piedras al mar, subraya: “se nos va un hombre muy humano, un soñador, de una sensibilidad muy grande, con la capacidad de ir de lo imposible a lo posible…”.

Al mismo tiempo, reconoce el destacado intelectual, y otros participantes en las honras fúnebres este 16 de octubre en la ciudad de Morón, al norte de la provincia de Ciego de Ávila, que el combatiente de la Revolución Cubana, el delegado a varios congresos del Partido y de la Central de Trabajadores de Cuba, el diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, el Héroe del Trabajo de la República de Cuba, no fue totalmente víctima, a los 87 años de edad, de una insuficiencia renal crónica, agravada por trastornos cardiacos.

Las cenizas del cuerpo cremado, por voluntad propia y familiar, esparcidas en un tramo de la carretera sobre el mar, devienen ejemplo viviente para imitar siempre el espíritu de sacrificio de Evelio Capote Castillo, el adalid del pedraplén.

Pedraplén Isla de Turiguanó-Cayo Coco. Foto Cortesía de la UCM en Ciego de Ávila
Honras fúnebres de Evelio Capote Castillo. Foto Osvaldo Gutiérrez Gómez (ACN)
Las cenizas del cuerpo cremado, por voluntad propia y familiar, esparcidas en un tramo de la carretera sobre el mar. Foto Osvaldo Gutiérrez Gómez (ACN)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code