Verano 2019: Los Naranjos vive el verano y Pozo Brujo muere del aburrimiento

0
73
Conmovido y triste "vive" este verano el balneario Pozo Brujo, situado en el centro del territorio avileño/Foto José Luis Martínez Alejo

Vívelo es el lema de la presente temporada de verano en Cuba, pero este eslogan no se materializa en cada lugar. La inercia mata todo tipo de iniciativa en el balneario Pozo Brujo, en el centro de la geografía de Ciego de Ávila.

Visitantes asiduos afirman que hoy allí, en vez de sonreír, la soledad da deseos de llorar. Orlando Armas, administrador de la unidad, afirma que “en agosto del pasado año se quemó el motor de la turbina que abastece a la piscina, muchas gestiones hemos hecho, pero sin solución. Nos hace falta una ayuda en tal sentido, pues nuestro centro, el aseguramiento material y los trabajadores estamos dispuestos a abrir las puertas y brindar un buen servicio como en las anteriores vacaciones”.

El viejo equipo colapsado consumía energía eléctrica a su antojo, pero un año atrás generaba alegría. Cambiarlo sería lo ideal para bien de los bañistas, el uso racional de la electricidad y la economía. Una alternativa salvadora sería bienvenida por lo que representa ese establecimiento con un plan de ventas superior a 1 millón 500 mil pesos, gran parte de esos ingresos deberían captarse en julio y agosto. 

Los Naranjos sí da frutos

Pozo Brujo, nombrado así, principalmente por el embrujo de sus manantiales, le cedió espacio a la playita Los Naranjos, de igual nombre que el río abastecedor de la gigantesca piscina, para acoger la actividad de inicio del verano en el municipio avileño de Ciro Redondo, y seguir ganando popularidad entre los veraniantes.

Los visitantes coinciden en que una de las virtudes es la variada oferta en la cafetería, en la cual hay más de 30 opciones entre alimentos ligeros y refrescos.Yamilé Martínez, administradora, afirma que también venden comida en cajitas, sobre todo los fines de semana que el lugar se llena de personas.

Lugareños y visitantes opinan: “Maravilloso es todo”, declara Agustín Pérez, jubilado. “Vengo todos los días porque me gusta bañarme en la playita y hay mucho calor”, dice el niño Eduardo Pérez Sánchez. “Recreación sana, hoy vinieron los trabajadores del zoológico avileño y pronto tendremos la visita del joven club móvil”, alega Ana Iris Pelegrín, joven trabajadora. “Aquí lo que falta es un audio o grupos musicales para que se ponga mejor el ambiente…”, subraya Alexis Ferrer Navarro, campesino.

No siempre es día de fiesta, ni todo es color de rosa en el más céntrico municipio del territorio avileño, considerado el epicentro de los cabaret.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code