Una salvadora que brilla desde la espiritualidad en Ciego de Ávila (+Fotos y Audio)

0
165
Nuria Rosa Iglesia Almanzas, doctora de la sala de Cuidados Intensivos del hospital Doctor Antonio Luaces Iraola en Ciego de Ávila /Fotos Albert Fajardo Jiménez

La medicina es una carrera bella, y cuando es ejercida por una mujer brillante integral, resulta la más hermosa de las profesiones.

Ella es una dama fina, agradable, inteligente, pero sobre todo humana, sensible ante el dolor y perseverante para arrebatarle vidas a la muerte.

Aunque adora trabajar en el servicio de Cuidados Intensivos del hospital Doctor Antonio Luaces Iraola, donde convive hace más de 25 años, sufre cada pérdida como si fuera de su propia sangre.

Nuria Rosa Iglesia Almanzas, sobresale en esa atención al paciente grave por esa manera dulce de comunicar, de tratar a quienes le rodean; alumnos, empleados, compañeros y familiares de los enfermos que conocen su verbo tierno, respetuoso y sensible.

La destacada doctora que ha dedicado su existencia a la salvación de miles de avileños, nació en Nueva York, pero sus raíces son españolas y cubanas y su vida transcurrió en la ciudad del más famoso de los gallos, Morón.

Su padre, un obrero común, fue el escultor de sus cualidades. Al trabajo y a su crianza dedicó Arturo sus días desde el adiós físico de Gladys, la madre que vive en lo más íntimo de su buen corazón, herencia de los seres maravillosos que la procrearon y que desde el cielo le cuidan.

Nuria Iglesias es la misma joven que inspirada en el famoso doctor moronense, Pérez Pérez, su vecino, decidió atender y sanar a enfermos.

La misma especialista en Medicina Interna que laboró en Gaspar  y luego en el sur de la provincia desandando parajes alejados de esa geografía como, el Güiro, la Teresa y la Susana.

Estuvo en el policlínico Centro de la capital provincial avileña, donde comenzó su motivación por el servicio de Cuidados Intensivos.

Iglesias es la presidenta del Consejo Científico Institucional y asume la directiva de la Comisión de Grado Provincial y del Grupo de Trasplante y Donación de Órganos en el territorio.

Ostenta varios premios por su labor científica y es profesora titular de la Universidad Médica José Assef Yara, pero sobre todas las cosas es una Doctora en Ciencias que ama, disfruta el contacto directo con el paciente en busca de su salvación.

Emilio es otro de los hombres gigantes que contribuyó en su carrera y en sus éxitos, y de esa pasión, con más de tres décadas de existencia, germinó su gran delirio, Rosa María.

La doctora Nuria Rosa Iglesia Almanzas, es mujer afortunada, no por cuanto posee materialmente, sino por esa espiritualidad que brota desde su alma para dar y hacer por su gente, y que de corazón agradecemos todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code