Refuerzos en la 59 SN: diferente, pero justo

0
24

En medio de la lucha por los cupos directos y cómo será el pareo en la serie de comodines, un tema comienza a abrirse paso, pues el 18 de octubre habrá una sección de trabajo que casi siempre ha definido el campeón de la pelota cubana desde que se instauró este sistema de competencia: la selección de los refuerzos.

No hablaremos hoy de posibles necesidades de cada formación ni de cuál saldría más fortalecida, sino de cómo elegir esos jugadores para la segunda etapa, dado que la metodología establecida deberá tener algunas modificaciones, porque coincidirá con la salida de 28 nombres para el Premier 12 sin detenerse la Serie Nacional.

Ante algo que no había ocurrido con anterioridad, la Comisión Nacional de Béisbol prometió a la prensa durante la presentación del mentor del equipo Cuba al Premier 12, estudiar el tema en función de ser justa en su decisión final. No obstante, proponemos algunas ideas a tomar en cuenta, para nada conclusivas, a partir de experiencias anteriores y la puntual situación.

Los cinco refuerzos previstos en el Reglamento deben ser los primeros en elegirse y en el orden establecido. Es decir, primero escoge el sexto lugar; en la segunda ronda comienza el ganador de la fase inicial y las tres vueltas restantes por sorteo. Hasta ahí no habría cambios y consideramos que debe comenzarse por esa fórmula para evitar especulaciones si invertimos el orden.

Una vez conocidos estos 30 nombres para reforzar los puntos débiles que cada colectivo de dirección consideró pudiera entonces venir lo nuevo. Adicionar cuantas rondas sean necesarias para sustituir en las respectivas posiciones a quienes vistan el traje de Cuba en el Premier y sean integrantes de esos seis elencos clasificados.

Es decir, si tiene dos lanzadores y un torpedero en la selección nacional, solo podrá solicitar esas posiciones en el segundo momento extra de pedidos. El orden a seleccionar pudiera hacerse con la misma metodología inicial: del 6 al 1; del 1 al 6 y si hiciera falta una tercera o cuarta vuelta, por sorteo.

Por supuesto, en ese caso también estarían las formaciones que pidan a un integrante del equipo nacional entre los cinco refuerzos que les tocan. Un ejemplo, si Camagüey solicita al villaclareño Freddy Asiel Álvarez entre los cinco primeros y este finalmente integra el conjunto al Premier, debe pedir un serpentinero más en el procedimiento agregado o extra.

Aunque estos jugadores suplentes, por decirles de alguna manera, solo cubrirían el espacio en los primeros 18 juegos de la segunda fase, debería valorarse su permanencia o no en la escuadra una vez terminado el Premier, siempre y cuando se den bajas a otros refuerzos que no rindieron lo esperado sin alterar el número establecido con que debe contar cada róster.

Pueden resultar polémicos todos estos ajustes en cuanto a la forma de solicitar estos agregados, pero la historia indica que esas incorporaciones han sido claves para ganar títulos: Villa Clara, Pinar del Río, ciego de Ávila, Granma y Las Tunas lo confirman.

Nos quedaría por comentar que los últimos tres refuerzos para semifinal y final nunca han tenido la aprobación mayoritaria del público dado el poco tiempo de team work y los dolores de cabeza que provocan a los directores, quienes se ven casi obligados a prescindir de muchos peloteros valiosos.

Finalmente un detalle, para que no ocurra lo de la anterior campaña. Sería saludable conversar antes del 18 de octubre con los contratados en la Liga Profesional de Béisbol de Japón para su incorporación al menos en los play off, pues también es cierto que después de más de 100 encuentros en tierra asiática y su presencia en el Premier merecen al menos un mes de descanso.

Como ven, regresa la polémica. Lo que piensa usted al respecto pudiera dar luces a los decisores del béisbol cubano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code