¿Quiénes Somos?

Corría la segunda década del pasado siglo y la entonces región de Ciego de Ávila resultaba muy favorecida por el desarrollo de la industria azucarera, que propició el surgimiento de numerosos negocios y la prosperidad de la ciudad.

En esa época arriba a la capital avileña el doctor Eduardo Valdés Figueroa, joven emprendedor y furibundo aficionado de las incipientes transmisiones radiales, quien, en apenas un año, construye la Farmacia Central en la calle Independencia, principal vía comercial de la urbe.                   

Procedente de una familia de radialistas en Colón, Matanzas; se propone instalar la primera emisora de la ciudad. No pocos son los impedimentos y las trabas, como la desaprobación de su solicitud por el gobierno, que prioriza la hecha por el administrador del Diario de la Marina, quien ofrece absurdos beneficios. Pero nada le impide cumplir su sueño.                           

En el año 1923, ya su local dispone de una antena para captar señales de otras estaciones y, luego de trámites, compras y arreglos, comienza a acondicionarlo con equipos de transmisión. Solo resta divulgar el acontecimiento, en lo cual juega un papel esencial el periodista Luis Marauri Mendoza.                                                                            

Así, el tres de febrero de 1924 un volador de a peso, lanzado desde el techo de la Farmacia Central a las nueve de la noche, anuncia el suceso que ocurriría exactamente media hora más tarde.   

Muy pocos avileños disponen de un radio y, quizás por esa razón o por curiosidad, no esperan sentados en sus casas, sino que abarrotan la calle Independencia, frente al establecimiento de Valdés Figueroa, para presenciar el hecho como si de obra de teatro se tratase.                            

Es entonces que la señal de la 7BY surca el éter por vez primera. Un micrófono de pie, un locutor -el propio Marauri Mendoza-, una orquesta, una muchacha de sociedad que entona las notas de una canción y, por supuesto, la alocución del Doctor en Farmacia que inscribiría su nombre en la historia de esta provincia, integran esa transmisión inicial, evento que es recordado  eternamente por todos los que aman a la ya  a esta nonagenaria radio que aún cautiva.

Cuando la radio tenía la temprana edad de ocho años, ya existían en Ciego de Ávila las radioemisoras CMJB, de Eduardo Valdés Figueroa, y la CMJD de Porfirio de la Cruz. Para 1939 surcaban el éter la CMJH, CMJO y la CMJI, y la CMJP en Morón.   

La actual emisora provincial de radio de Ciego de Ávila fue fundada el 10 de octubre de 1952 con el nombre de Radio Cuba en la frecuencia de 580 Kilociclos. Esta planta radial abría a las cinco y media de la mañana y finalizaba sus transmisiones a la una de la madrugada.

Desde el primer momento su programación rompió la monotonía y el esquema de las restantes estaciones radiales de aquel entonces, por lo cual marcó cambios radicales en la radiodifusión local, desde su presentación con el tema La bella cubana, de José White, su identificación: “Transmite Radio Cuba, una emisora local, orgullo de la provincia”, hasta sus editoriales.

En sus primeros años Radio Cuba contaba con un transmisor de 500 W, una consola criolla, una grabadora RCA Víctor de alambre, un tocadiscos para placas de 78 r.p.m. y un micrófono 44, con una cabina para el locutor y la otra para el operador, práctica de una radio local en la época.

La situación económica y política que vivía el país y en especial el territorio en la década del 50, hizo que Radio Cuba se convirtiera en un baluarte de las ideas progresistas y punto de convergencia de toda protesta contra el régimen nacional y local por parte de los obreros, estudiantes, sectores políticos de oposición y pueblo en general.

Así fue que este órgano de prensa se convirtió en la sede de la creación, del Directorio Revolucionario 13 de Marzo en Ciego de Ávila. Ello determinó que las autoridades de turno tomaran represalias, clausuraran los noticieros y cerraran la planta radial para intentar arrebatarles la frecuencia y hasta hacerles un atentado.

La radioemisora de los avileños se sumó a la huelga del 9 de abril de 1958, en  la que participaron algunos de sus trabajadores, entre ellos el realizador de sonido Cloroberto Echemendía Ulloa, asesinado por la tiranía de Fulgencio Batista.

El primero de enero de 1959 existían en la ciudad de Ciego de Ávila las radioemisoras CMIP Radio Cuba, CMJH y CMJO, La Voz de la Trocha, que unidas a las que transmitían en Jatibonico y en Morón sumaban seis las radioemisoras del territorio avileño en aquel momento.

Al reestructurarse la radio en el país, en los primeros años de la década del sesenta, quedaron en el aire Radio Cuba y Radio Morón como radioemisoras locales de la provincia de Camagüey.

En 1969 Radio Cuba adoptó, por consenso popular, el nombre de Radio Surco, precisamente por la amplia vinculación de la emisora con el trabajo agrícola y en consonancia con el “surco” de los discos donde se grababa la música.

La propuesta del actual nombre pertenece al veterano de la radio Roberto Aguilar Oliva, ya fallecido, quien en los últimos años de su fructífero quehacer condujo el programa Ecos de México.

En 1976 adquirió categoría de cadena provincial y se ampliaron sus posibilidades, con dos frecuencias y transmisores de 5 000 y 1 000 W respectivamente, a la vez que se modernizaron sus estudios con nuevos equipos.

Ya en 1986 comenzó a transmitir por dos transmisores de 10 000 W cada uno, lo que permitió el cubrimiento total de la provincia y las zonas adyacentes por las frecuencias 1080 y 1140 de A.M. Desde 1999 salió al aire, además, por los 102.7 de frecuencia modulada.

La emisora provincial de Ciego de Ávila desde su surgimiento, promueve la cultura popular, el rescate de tradiciones culturales y es defensora fehaciente de la identidad e idiosincrasia de los avileños; como testigo fiel del quehacer de sus principales protagonistas: los hombres y las mujeres que a diario revelan con su quehacer la historia del territorio.

La Cadena de radioemisoras en el territorio la componen además de Surco, Radio Morón, en el municipio de igual nombre. Radio Amanecer de Victorias en Primero de Enero y La voz de la Parranda en el municipio de Chambas.

También existen corresponsalías en los demás municipios donde laboran incansables periodistas y otros profesionales que hacen de la radio un sonido para ver.

El 24 de julio de 2002 surge Radio Surco Digital con la encomienda de informar acerca de los acontecimientos noticiosos que se suscitan en la provincia, Cuba y el mundo en español e inglés, así como divulgar las conquistas sociales de la Revolución y defender su proyección a nivel internacional. 

Como parte de una redacción integrada fomentamos credibilidad informativa, el rigor investigativo y el periodismo como servicio público, de acuerdo con el Artículo 53 de la Constitución de la República de Cuba, donde se reconoce a los ciudadanos la libertad de palabra y de prensa conforme a los fines de la sociedad socialista.

Scroll Up