Nagasaki, segunda víctima del terrorismo nuclear

0
37
La caída de la segunda bomba atómica lanzada por Estados Unidos devastó la ciudad japonesa de Nagasaki, y la mayoría de las muertes fueron de civiles. / Foto: Internet

Apenas tres días después del primer bombardeo, en la mañana del 9 de agosto de 1945, cuando Japón aún no había sido capaz de reaccionar ante el desastre de Hiroshima, Estados Unidos lanzó otra bomba atómica, esta vez sobre la ciudad industrial de Nagasaki,  lo que constituyó un enorme acto de terrorismo, fueron indudables crímenes de guerra.

El avión B-29 Bock’s Car despegó de la isla de Tinian pilotado por Charles W. Sweeney: llevaba en su interior una bomba atómica de plutonio a la que se había bautizado como Fat Man por su abultado aspecto.

Dos minutos después de las once de la mañana, la bomba explotó sobre Nagasaki, y repitió el horror de Hiroshima. Seis días después Japón comunicó su rendición, que sería firmada el 2 de septiembre.

Los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki fueron ordenados por Harry Truman, presidente de los Estados Unidos, contra el Imperio del Japón. Entre 105 000 y 120 000 personas murieron y 130 000 resultaron heridas.

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 166 000 personas en Hiroshima y 80 000 en Nagasaki, totalizando unas 246 000 muertes, aunque solo la mitad falleció los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20 % murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación.

Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia y distintos cánceres atribuidos a la exposición y a la radiación liberada por las bombas.  En ambas  ciudades,  la  gran  mayoría de las muertes fueron de civiles.

En 1948, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y una vez fundada la Organización de las Naciones Unidas, la Asamblea General, para evitar que se cometieron de nuevo actos como este,  proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos en la que buscaba promover el respeto de los derechos y las libertades a nivel internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code