Morón con Buena Fe. Concierto IV

0
38
Buena Fe /Foto Modesto Gutiérrez Cabo

Es el noveno concierto de la gira de verano de Buena Fe en la provincia de Ciego de Ávila y Morón viene a darse, pero no espera menos de la cita, ya desafío en espiral para la agrupación después de intensas y continuas presentaciones en todo el territorio avileño.

Este es un público joven en mayoría, que retoza mientras espera  con la avidez de la edad, un rencuentro musical que ya se prevé apasionado, con referentes inmediatos. 

A  la una de la madrugada, más tarde de lo común, estalla la función, pero esta vez el escenario se ha llenado de ¨Mujeres estrellas¨ con trajes blancos y collares de colores. El grupo músico danzario Fanm Zetuwal ha sido invitado para abrir la noche con espectáculo de tradición haitiana, que convoca a encontrarse la raíz a quienes han venido.

La gente  lo ha entendido y para cuando Buena Fe casi termina la primera canción, ya se corea desde adentro ¨ Y que le voy a hacer si yo nací en el Caribe mágico, que serio sueño sinfónico y alegre sueño un tambor.¨

Desde el principio Morón detona en prórroga y por la constante demanda se intuye que la madrugada no va a alcanzar. Temas como La muerte, Alabanza  y Ojeo, no precisamente los más populares, calibran el apasionamiento y la lealtad de una audiencia, que ha venido a definirse y a brillar.

Y  parece mar de fueguitos cómplices esta juventud, aquí en este lugar  donde a veces cuenta demasiado lo que Dijo el diablo. Parece carga dinamitada esta audiencia que explota para desafiarse los Miedos, con pop rock, rap  y ganas de vivir.

Un muchacho del pueblo que ha ido a casi todos los conciertos de la gira, esta noche también es invitado al escenario ocasional y su novia lo mira desde abajo, bonita e incondicional, porque hoy está entonando para todos el artista que tantas veces  le ha cantado al oído.

El público ha estado magnífico esta noche y es alentador ser testigo de las estalas que deja de la canción de autor en la vida cultural de ese territorio, permeado potencialmente por el turismo y los conflictos socioeconómicos inherentes, lacerantes.

Buena Fe ha logrado filtrar esencias aquí desde hace tiempo y los coros y la dicha de estos muchachos hoy son la evidencia misma de que quizás la música no puede cambiar el mundo, pero sí puede ayudar a hacerlo mejor.

Al final cierran la noche junto Fanm Zetuwal en un bellísimo golpe de Musical vital, con un desfile espontáneo y armonioso entre la ¨ mescla de la sangre¨ y  la ¨amalgama del color¨, mientras Morón deja claro que también sabe ser ese ¨ …pueblo que no teme nunca abrir el corazón y compartir el amor.¨

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code