Maremotos en Júcaro

0
4
El jucareño Yacowis Camejo González, quien rememora el triste paso de Irma por su pueblo/Foto Dalgys Zurita Jaime
El jucareño Yacowis Camejo González, rememora el triste paso de Irma por su pueblo/Foto Dalgys Zurita Jaime

No pocas veces las desgracias sacan a flor de piel lo mejor de las personas.

En septiembre de 2017 Irma pasó como ensañado por el pueblo pesquero de Júcaro, al sur de Ciego de Ávila, y eso ya no es noticia. Pero no solo dejó al descubierto los pedazos de muebles viejos de las casas y las raíces de los árboles que se quedaron adoloridos en la memoria fotográfica de la gente. Desde entonces, no han cesado los maremotos. Los maremotos de Yacowis Camejo González, el jucareño que sintió como si el mar huracanado de ese día se lo hubiera llevado por un momento y lo devolviese a la playa minutos después hecho otro hombre, uno que regresó a la tierra con más fuerza, decidido a barrer con los destrosos, a ayudar a su gente a levantarse.   

¨ El primer día que llegué después del huracán, que vi toda la devastación, cuando me paré y vi todas las casa desbaratas, que no había posibilidad de sacar nada, me entró mucho sentimiento, realmente, y eso es una de las cosas más grandes que puede sucederle a un cubano, perder todas sus pertenencias. Una de las partes en que más tristes me sentí fue ver como lloraba cada niño que vio su casa devastadas,  como lloraban las madres, y eso me dolió mucho. A raíz de todo aquello empecé a ayudarle a la gente, a partir de que empezaron a traer los materiales. Me incorporé a las tareas que me designó el partido, la gente del gobierno, que fueron los que realmente más se preocuparon por los problemas de la población, y las cosas que pasaron aquí en el poblado de Júcaro.¨

Corpulento de cuerpo y de espíritu, como si el corazón no le cupiese dentro del pecho, Jacowis va a donde lo llamen a reconstruir, porque aunque vive en Júcaro hace 40 años, nunca el paisaje marino le había tocado tan hondo las fibras.

¨ Luego del huracán fue mucho lo que hice, ayudé a muchas personas a sacar cosas de los patios, ayudé a bajar bloques en la cooperativa pesquera, en la distribución de la comida, incluso hice una canción sobre las labores de recuperación en el poblado.¨

Una canción que hizo con su hermano Yannys. Una para la alegría.  Porque sabe que la música es alivio del alma, y le pone  alpiste a la esperanza.

¨ Yo lo que le digo al pueblo mío es que siga luchado, que cada persona va a tener lo suyo, que confiemos todos en la Revolución Cubana, que esto ha sido algo muy grave,  pero que realmente todas las cosas están saliendo debido al derecho de cada cubano, al derecho de ser humanista, que cada persona va a tener lo suyo nuevamente. Tenemos que seguir luchando. Por Cuba, tirando pa´ lante todo el mundo

Él es Yacowis Camejo González, él se sabe autor de una canción. Dueño de un amor, de una fuerza que vino con el mar violento, de unos maremotos de buena voluntad que no le cesan desde que el huracán pasó ensañado por Júcaro aquella mañana de septiembre; y junto con los pedazos de muebles viejos de las casas, dejó al descubierto, lo más puro (el decoro) de la gente como él.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code