La voz más alta, la del pueblo

0
22

En momentos en que las dificultades se acrecientan porque Estados Unidos endurece aún más el bloqueo a Cuba, el pueblo es convocado para hacer sentir su voz desde el proceso de rendición de cuentas del delegado a sus electores, que por estos días convoca el Poder Popular.

La posibilidad de expresar libremente criterios acerca del funcionamiento del gobierno en cada localidad, es un acto de democracia popular sin antecedentes en el país antes del año 1959.

Temas medulares que influyen en la vida del cubano surgen a manera de crítica, denuncia, sugerencia, elogio o la simple anécdota de un hecho vivido en el día a día de cada elector y es recogido por la presidencia de cada reunión para su posterior análisis.

En la provincia de Ciego de Ávila están programadas dos mil 217 que se han visto afectadas en estos días por la lluvia y en las que se han podido realizar, los planteamientos más recurrentes están el mal estado de muchos viales (calles de las ciudades y carreteras), roturas de redes hidráulicas, insuficiencias del alcantarillado y la deficiente recogida de desechos sólidos.

Muchos de estos problemas son comunes en los 58 Consejos Populares del territorio avileño y algunos son reiterativos de año en año.

Los 552 delegados de base que tiene la provincia son los encargados de tramitar e insistir en la solución de cada problema, tanto si afecta a una sola persona, a una única familia o un número de habitantes de su radio de acción, pero es necesario que este procedimiento se agilice para dar satisfacción y credibilidad a su gestión.

Los servidores públicos y directivos de todos los niveles deben visitar cada palmo de la provincia, escuchar las opiniones y sugerencia de la población y accionar en favor de resolver los problemas, como lo hace con frecuencia el presidente y la máxima dirección del país.

Al calor del recrudecimiento del bloqueo, con su desfavorable impacto en la sociedad cubana y las medidas para mitigarlo que ha dispuesto la máxima dirección del país, la población ha comprendido que la crueldad del enemigo no tiene límites; sólo con una estrategia de ahorro, mejor distribución de los recursos y la entrega al trabajo creador, se puede resistir y vencer.

En la pequeña isla caribeña, la voz más alta la tiene el pueblo, que con su respaldo y contribución hace valer la frase que preside este segundo proceso de rendición de cuentas: “Desde la comunidad, pensamos Cuba”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code