Julio Verne, anticipador de las nuevas tecnologías

0
17
Julio Verne /Foto Internet

Los lectores avileños  de mi generación, y tantísimos otros de las anteriores, crecieron con las novelas de Julio Verne como libros de cabecera. En tiempos en que los avances tecnológicos eran tema de fantasía, aprendimos con él a imaginarnos el futuro y a conocer lo que entonces se llamaba literatura de anticipación.  

Nacido en la ciudad francesa de Nantes el 8 de febrero de 1828, se le considera el padre de la ciencia ficción. Escribió casi 80 novelas de aventuras, en las que el tema subyacente es el combate: entre los hombres, entre los hombres y la naturaleza o de los hombres por sus ideales.

Si bien sus historias se caracterizan por el exotismo y la fantasía, se basaban en una esmerada lectura de los descubrimientos científicos de la época, y muchas de ellas se hallan estrechamente relacionadas con hallazgos científicos del pasado siglo XX.

Podría considerarse a Julio Verne como uno de los responsables del surgimiento del interés del público de su tiempo en los hallazgos científicos y de la realización de numerosos filmes de nuestros días.

Aunque en su juventud quiso ser abogado como su padre, su vida intranquila lo convirtió en agente de bolsa y sus mayores esfuerzos estuvieron dirigidos a la literatura. Fue gracias al editor Pierre Jules Hetzel que se animó publicar, luego de que este le sacara a la luz Cinco semanas en globo. Fue tanto el éxito del relato, que Verne consigue un contrato por el cual debía escribir dos novelas de un nuevo estilo cada año.                

Gracias a los viajes que había hecho y a su interés por la revolución industrial y la tecnología, fue capaz de imaginarse objetos que aún no se habían creado y que él podía describir perfectamente, como cohetes, submarinos, helicópteros y hasta el aire acondicionado.

Aunque hoy se le lea menos, en Ciego de Ávila, en otros lugares de Cuba y en muchísimos países todavía gozan de la preferencia popular novelas suyas consideradas clásicas como 20 mil leguas de viaje submarino, La isla misteriosa, El volcán de oro, Miguel Strogoff, De la tierra a la luna y Los 500 millones de la Begún, por solo mencionar algunas.

El 24 de marzo de 1905, enfermo de diabetes desde hacía años, Verne murió en su hogar, sita en el bulevar Longueville 44 (actualmente bulevar Julio Verne) y enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de la ciudad gala de Amiens.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code