José Martí: El Apóstol

0
13
Estatua ecuestre de José Martí
Réplica de la estatua ecuestre de José Martí, obra de la artista Anna Hyatt Huntington, en el Parque Plaza 13 de Marzo, en La Habana. FOTO/Omara García Mederos.
Estatua ecuestre de José Martí
Réplica de la estatua ecuestre de José Martí, obra de la artista Anna Hyatt Huntington, en el Parque Plaza 13 de Marzo, en La Habana. FOTO/Omara García Mederos.

La muerte el 19 de mayo de 1895 del Héroe Nacional multiplicó la fuerza de sus ideas en el pueblo cubano.

José Martí Pérez,  insigne patriota revolucionario, considerado el Héroe Nacional de Cuba, desde muy joven comenzó a manifestar sus inquietudes sociales, patrióticas e independentistas, que conllevaron a que a los 16 años de edad fuera condenado a seis años de presidio y trabajos forzados.

El 15 de enero de 1875 es desterrado a España y a su llegada a Madrid publica su ensayo “El presidio político en Cuba”, el cual constituye una fundamentada y viril denuncia a las atrocidades del régimen colonial.

Durante el forzado exilio viaja a Francia, México y Guatemala, en estos dos últimos países, al igual que en España, desarrolla una destacada labor como intelectual.

 Regresó a Cuba aprovechando la amnistía general decretada al finalizar la Guerra de los Diez años. Participó junto a otros patriotas en la conspiración que culminó con la llamada “Guerra Chiquita”.

A fines de 1879 es deportado nuevamente a España y allí continúa su campaña de denuncias contra las atrocidades del régimen colonial; de este lugar viajó a Nueva York donde se dedicó a promover el ideal independentista entre los emigrados cubanos.

Tras una breve estancia en Venezuela en 1881, regresó a Estados Unidos donde residió ininterrumpidamente hasta 1892, durante esa larga etapa se entregó totalmente a la labor de organizar la guerra en Cuba y fundó el Partido Revolucionario Cubano.

Se dio a la titánica tarea de unificar todas las fuerzas patrióticas en aras de la independencia y a organizar la que él denominara “La Guerra Necesaria”.

Después de firmado el Manifiesto de Montecristi, Martí salió hacia Cuba para demostrar que no solo era el hombre de ideas, sino el líder capaz de dar la vida por sus principios.

El Héroe Nacional  cayó en combate, el 19 de mayo de 1895 en  una cruenta acción entre las fuerzas lideradas por el General Máximo Gómez con una columna española de más de 800 efectivos, y aunque éste  ordena al Maestro no participar en el enfrentamiento, Martí no obedece y deseoso de entrar en acción muy pronto cae abatido por las balas.

La dignidad y el ímpetu del maestro, corajudo no solo en las letras, y su actuar consecuente con las palabras de valor, lucha y amor a Cuba, le impedían quedarse en la retaguardia.

La extraordinaria claridad y certeza del pensamiento martiano, permitió a Fidel Castro proclamarlo, más de medio siglo después, el autor intelectual de la nueva etapa de la lucha iniciada el 26 de Julio de 1953, por la definitiva independencia de Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code