Jerry Rivera enciende pasiones por la música salsa en Cuba

0
60
Éxitos y más cantó Rivera bajo una hermosa luna llena y luces artificiales imprescindibles, en el Parque Metropolitano de La Habana/Foto PL
Amantes de la música salsa de más de una docena de países bailaron y cantaron a gusto hoy en Cuba con Jerry Rivera, el cantante puertorriqueño ya sin cara de niño pero aún pleno de júbilo.
Con este concierto en las dos primeras horas del día, muchos cumplieron el sueño de tirar sus pasillos de baile al ritmo del boricua que hace más de dos décadas conquistó el mundo con canciones como Día y noche pienso en ella, Un amor verdadero, Vuela alto, Cara de niño, Qué hay de malo y Dame un beso así.

Todos esos éxitos y más cantó Rivera bajo una hermosa luna llena, además de las luces artificiales imprescindibles, en el Parque Metropolitano de La Habana, sede de la cuarta edición del Festival de la salsa, iniciado la víspera en esta capital.

La joven orquesta Papucho y Manana Club y Hayla María Mompié fueron los encargados de inaugurar la cita que en 2019 cuenta con la participación de las principales orquestas de música bailable del país y artistas de diversos países.

Mompié, a quien se le conoce artísticamente como Hayla, se salió de su repertorio habitual para interpretar Adoro y Huele a peligro, dos temas del cantautor mexicano Armando Manzanero, aprovechando la presencia del maestro en el público.

A fines de 2018, la vocalista publicó un disco con 11 obras de Manzanero, en las cuales se combinan -como mismo procuró en el espectáculo- el tono romántico del creador y la salsa cubana de ella, una de las grandes soneras de esta isla caribeña.

Pero sin dudas, lo más esperado de la velada era Rivera, a quien aún se le conoce como ‘El Niño de la Salsa’ y no ha perdido una gota del entusiasmo de antaño; aunque él mismo reconoce no ser aquel niño.

Lo dice con desenfado y la alegría típica de los salseros, mas no renuncia a su faceta de romántico y la reforzó cuando convidó al auditorio a corear canciones como Nada sin ti, del italiano Eros Ramazzotti; y La cura, del estadounidense con ascendencia puertorriqueña Frankie Ruiz.

Para sentir la letra de una canción, léala, recomendó y acto seguido se atrevió a compartir la escena con un joven cubano del público que le aseguró y demostró que se sabía el tema Mira, popularizado internacionalmente por Rivera junto a su coterráneo Yandel.

Banderas de Puerto Rico se alzaron durante el concierto en el cual aparecieron otras canciones muy conocidas como Esa niña, Lloraré, No hieras mi vida, Ese, Solo tú, Suave, Mi libertad y culminó con un himno romántico para los latinos, Amores como el nuestro.

El cuarto Festival de la salsa se extenderá hasta el día 24 y al decir de su promotor principal, Maykel Blanco, reafirma que la música no tiene fronteras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code