Jardines del Rey, un año después del huracán Irma

0
29
El hotel Meliá Cayo Coco, del destino turístico Jardines del Rey, del norte de Ciego de Ávila. Foot PL
El hotel Meliá Cayo Coco, del destino turístico Jardines del Rey, del norte de Ciego de Ávila. Foto PL

El reto de los trabajadores de los 17 hoteles y las unidades de recreo es ofrecer un servicio de excelencia.

El destino turístico cubano Jardines del Rey exhibe una renovada imagen en todas las instalaciones hoteleras, un año después de que el potente huracán Irma devastara gran parte de sus infraestructuras.

Con resultados muy favorables culminó la última temporada alta de turismo en los cayos Coco y Guillermo, ubicados en el litoral norte de la central provincia de Ciego de Ávila, distante a unos 430 kilómetros de La Habana.

Ahora el reto de directivos y trabajadores de los 17 hoteles y de las unidades de recreo es prepararse bien para ofrecer un excelente servicio en la próxima etapa que comienza en noviembre y culmina en abril de 2019.

Los fuertes vientos, de hasta 260 kilómetros por hora, que azotaron las costas del norte avileño en la madrugada del 9 de septiembre de 2017, produjeron pérdidas de cubiertas, cristalería, carpintería, jardines y ranchones de playa.

Casi todos los hoteles, el pedraplén Turiguanó-Cayo Coco y el aeropuerto internacional de Cayo Coco, sufrieron daños significativos.

Pero la labor desplegada por los más de cinco mil trabajadores de la rama turística y el empeño de dirigentes y de las brigadas de apoyo de diversas provincias del país, motivó que 53 días después quedaran listos todos los hoteles y unidades recreativas para comenzar en tiempo la temporada alta.

Fueron jornadas de mucho esfuerzo y ajetreo en los cayos Coco y Guillermo, pues había que reconstruir las líneas eléctricas, las telefónicas, la conductora hidráulica, los viales y sobre todo, el pedraplén (vía sobre el mar), único acceso por tierra hacia la región turística.

La delegada del Ministerio del Turismo en Ciego de Ávila, Iyolexis Correa, comentó además a la prensa, que hoy las más de siete mil habitaciones renovadas disponen de un mobiliario más moderno, de mayor calidad y confort, acorde con los estándares que exigen los mercados.

Asimismo fueron ampliadas las áreas de los lobby bar, restaurantes y espacios de descanso de la red hotelera, mientras las playas y zonas de baño resultaron mejoradas, varias con el vertimiento de arena.

Igualmente el aeropuerto internacional de Cayo Coco, muy afectado por los azotes del viento, muestra ahora una modernizada imagen y una decoración más acogedora, principalmente en los salones de espera y despedida, y VIP.

En la actualidad es ejemplo en la aeronáutica civil de Cuba, con un alto nivel de eficiencia que lo ubica entre los mejores del país, al mantener en 18 minutos el tiempo de estancia del turista en la terminal.

El delfinario de Cayo Guillermo, una de las principales modalidades recreativas de Jardines del Rey, muestra ahora un entorno renovado; fueron remozadas las pasarelas y ampliadas y modernizadas las dos plataformas.

Enclavado en un área natural a la entrada del islote, el centro ofrece baño e interacción con delfines en plataforma y en el interior del estanque, remolque y empuje, y es muy visitado por turistas extranjeros y nacionales.

Por otro lado está la flora y la fauna que recibieron serios perjuicios por los vientos, las lluvias y las inundaciones de Irma; prácticamente fueron arrasados gran parte de los ecosistemas que allí existen.

A los pocos meses volvió el verdor a la vegetación, los árboles retoñaron y a otros le crecieron las ramas, por lo que hoy el panorama es otro; ya los animales retornaron a su hábitat, donde existen excelentes condiciones para la alimentación y la reproducción.

Dentro de la fauna sobresalen las aves, con un destaque del flamenco rosado, muy deprimido debido a las corrientes de aire por ser una especie de patas muy largas y endebles.

Según muestreos recientes ya se avistan animales de diferentes tamaños, principalmente en el área sur de la reserva ecológica Centro-Oeste de Cayo Coco, lugar de preferencia del plumífero.

Allí, en su medio permanente, vive una gran colonia de la carismática ave, uno de los principales símbolos del polo de recreo del norte avileño.

El ecosistema de las dunas fue el de menos afectación cuando el paso del huracán, pues los vientos y las fuertes olas arrastraron buena cantidad de arena y agrandaron esos montículos que preservan de la erosión a las zonas costeras.

Jardines del Rey, uno de los destinos turísticos de sol y playa más distinguidos de Cuba, se caracteriza por sus aguas cristalinas y fina arena, una rica y variada vegetación, y una amplia gama de animales de diferentes familias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code