Hoy volvería a Girón si fuera necesario

Rogelio Idelfonso Francia Recio tenía solamente 18 años de edad cuando combatió en Playa Girón.

Cuando combatió en Girón como miembro del segundo curso de la Escuela de Responsables de Milicias en Matanzas, el avileño  Rogelio Idelfonso Francia Recio tenía solamente 18 años de edad, y ahora son 76 primaveras,  afirma que se siente  “bien de salud  y listo para seguir la batalla”.

Conversar con él en su oficina del centro de la ciudad de Ciego de Ávila es como si estuviéramos en algún lugar del sur matancero, pues como otros atesora vivencias históricas, con las cuales podría haber escrito centenares de cuartillas sobre la victoria de Playa Girón.

Desde hace varios años Rogelio es el vicepresidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC) en la central provincia, donde hombres, mujeres, jóvenes y hasta  niños  lo llaman por su primer apellido: Francia.

Dice que está acostumbrado a dialogar  también con sus homólogos de la  ACRC  para orientar y enseñar a las nuevas generaciones, que siempre serán el futuro de la Patria.

En su batallón de la escuela yumurina se preparaba para impartir clases militares a jóvenes campesinos, obreros, constructores, trabajadores…; y en esos trajines él estuvo entre los primeros de su batallón en llegar al central Australia y después Pálpite, Playa Larga y otras zonas enclavadas en la Ciénaga de Zapata.

“Nuestra misión, señala, era proteger carreteras para el paso de fuerzas revolucionarias y evitar una cabeza de playa, pues  los aviones enemigos B-26, con insignias cubanas, hicieron mucho daño con el lanzamiento de bombas y cohetes.

“En Pálpite, por ejemplo, vi morir a compañeros por la metralla de esas naves, cuyos pilotos bombardeaban lo mismo las carreteras que bateyes y comunidades, incluidas personas que trataban de alejarse de la ciénaga, mientras otros (la mayoría) empuñaban fusiles y escopetas para defender la Patria”.

“Cuando a nosotros llegaron los tanques de guerra procedentes de Managua,  cambió enseguida el panorama. No se me olvida aquel compatriota de 22 años de edad que falleció en una emboscada  como a 50 metros de nosotros. Se llamaba  Orlando García García, del pueblo  matancero de Camarioca.

Recordamos, afirma,  a quienes salidos del pueblo marcharon decididos, conscientes de que el grito era ¡Patria o muerte!, en aquellos días de abril cuando en diferentes trincheras defendieron el Socialismo en Cuba y no dejaron pasar a los mercenarios.

Según datos oficiales, de los más de 160 conciudadanos que ofrendaron sus vidas  en Playa Girón, hubo  muchos menores de 20 años de edad, entre ellos uno de 14 primaveras, nombrado Nelson Fernández Estévez, obrero agrícola de la provincia de La Habana, recuerda Francia Recio.

En la compañía que él estaba  cayó un paracaídas enemigo, lo picaron en trozos y todavía a  57 años de aquel acontecimiento, Francia tiene “un pedazo de aquella lona como un trofeo de guerra de una resonante victoria cubana frente el norte revuelto y brutal”, precisa.

Los cubanos, expresa,  no olvidaremos la solidaridad de los hermanos que en aquellos días 16, 17, 18, y 19 de abril de 1961, condenaron la invasión como lo hicieron varias naciones, entre las cuales estuvieron Venezuela, Bolivia, Chile, Argentina y México.

Quienes fuimos a esa batalla éramos estudiantes, obreros, campesinos, militares, milicianos, técnicos, trabajadores por cuenta propia, dirigentes administrativos y otros, todos en defensa de la Libertad y el Socialismo, manifiesta el testimoniante, quien asegura que vio padres e hijos que pelearon juntos por la misma causa.

Yo fui con 18 años pero hoy a mi edad empuñaría de nuevo el fusil para defender lo mismo que en aquella ocasión: la soberanía de la patria y el derecho a construir una sociedad más justa, afirma con convicción.

“Para la invasión de Playa Girón por EE.UU. se destinaron alrededor de cuatro millones 500 mil dólares, cifra que se multiplicó, además de  establecerse 13 campamentos de entrenamiento militar distribuidos en Guatemala, Nicaragua, Estados Unidos y sus bases militares en Puerto Rico y en zonas del Canal de Panamá”, expone.

Más de  mil 500 hombres armados, tanques de guerra, artillería de campaña y 30 aviones estadounidenses invadieron el 17 de abril la Bahía de Cochinos, en la Ciénaga de Zapata, al centro de la Isla de Cuba.

Francia explica  que se siente realizado, ya que tiene un varón de 50 años de edad y una hembra de 48; el primero labora en Emigración y Extranjería y la otra es licenciada en Enfermería, además de tres nietos.

En un discurso el 19 de abril de 1961, Fidel recordó:   “La historia de la agresión de Playa Girón, no solo es un acontecimiento histórico importante y no solo se tradujo en una gran victoria de la Revolución Cubana y en una gran derrota del imperialismo, sino también, en ocasión de aquella invasión, se proclamó el carácter socialista de la Revolución Cubana”.

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up