Feria Internacional del Libro en Cuba facilita encuentro de culturas

China fue el país invitado de hornor en la edición 27 de la Feria Internacional del Libro, de La Habana/Foto PL
Más de 120 expositores provenientes de 22 naciones invadieron los espacios de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

La mayor fiesta literaria de Cuba, la Feria Internacional del Libro (FIL), propició en La Habana, del 1 al 11 de febrero, la exhibición de múltiples culturas pertenecientes a varios de los 43 países participantes en la cita.

En la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, principal sede del evento, tuvieron lugar demostraciones de danzas folclóricas tan diversas como las españolas, las indias y hasta el wushu, un arte y deporte de contacto completo derivado de las artes marciales chinas tradicionales.

Precisamente China sobresalió con la mayor delegación de profesionales en la feria (más de 200 personas) por ser el país invitado de honor de la 27 edición, para la cual trasladó unos siete mil volúmenes hasta la capital cubana a fin de exponer las riquezas de su cultura milenaria. Del país anfitrión, además de la oferta de libros de las editoriales locales, atrajo la atención de los turistas el pabellón de música cubana donde se comercializaron los álbumes de las distintas casas discográficas de la isla, que abarcan desde lo más tradicional hasta lo popular urbano del momento.

Los visitantes acudieron al pabellón de Japón en la feria para aprender sobre el arte del doblado del papel (origami), vestuarios tradicionales (kitsuke), la ceremonia del té (sado), la caligrafía japonesa tradicional (shodo), y el juego de hacer figuras con hilos utilizando dedos y manos (ayatori).

A lo largo de la cita, grupos de música folclórica afrocubana deleitaron a los transeúntes con cantos y ritmos originados por la mezcla de culturas en el país caribeño.

Más de 120 expositores provenientes de 22 naciones invadieron los disímiles espacios de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, la más grande edificación militar construida por España en América, ahora convertida en un amplio complejo cultural y museístico.

De las 62 editoriales extranjeras presentes en la feria descollaron instituciones de Perú, España y Panamá, con mayor número de representantes.

En paralelo a la sede principal, el evento se desarrolló simultáneamente en 22 subsedes, debido a su amplio programa académico, artístico y literario, imposible de concentrar en un solo recinto.

La 27 edición de la feria se dedicó como personalidad al Doctor Eusebio Leal, historiador de la ciudad de La Habana e investigador muy admirado en toda Iberoamérica.

Mientras artistas chinos de la compañía Shandong song and Dance Theatre protagonizaban una gala cultural en el Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso, a unos metros de allí, en el Teatro Martí, se le dedicó un espectáculo a Leal, titulado De la romanza a la canción. De la autoría del prestigioso académico, se presentaron en la feria un compendio de discursos y conferencias bajo el título de Cuba prendida del alma, y una compilación de testimonios de casi 100 personalidades cubanas y foráneas sobre el historiador.

El reconocido teólogo brasileño Frei Betto, autor de más de 50 libros de diversos géneros literarios y de temas religiosos, impartió una conferencia en torno a la literatura como resistencia política, en tanto el periodista e investigador español Pascual Serrano debatió sobre una interrogante de respuesta inconclusa: ¿Comen los escritores de libro?

Una serie de imágenes con demostraciones de cariño y admiración hacia el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, conmovieron a los asistentes de la 27 Feria Internacional.

La presentación del volumen Hasta siempre Fidel, devino momento de recordación y tributo a un hombre muy querido dentro y fuera de su país, uno de los fundadores del evento literario.

Coloquios, homenajes conferencias, lecturas, presentaciones de textos, premiaciones, muestras de cine foráneo y artes escénicas, exposiciones y conciertos, integraron el vasto programa de la cita.

Al decir del presidente del comité organizador de la feria, Juan Rodríguez Cabrera, dos mil 690 acciones literarias y artísticas enriquecieron el evento y el público asistente adquirió 353 mil ejemplares, 52 mil más que en la edición anterior.

La Feria Internacional del Libro sigue siendo el acontecimiento de mayor trascendencia en el sector editorial cubano y el espacio cultural más aglutinador del país.

De La Habana, el evento comenzó su recorrido por la isla hasta culminar el próximo 13 de mayo en la oriental provincia de Santiago de Cuba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up