El Manifiesto de Montecristi

0
282

Pocas semanas después de haber comenzado la Guerra de Independencia, José Martí y Máximo Gómez firmaron el documento El Partido Revolucionario Cubano a Cuba, que pasaría a la historia patria como Manifiesto de Montecristi, por haber sido redactado en esa localidad de la República Dominicana, donde en aquellos momentos ambos jefes, junto a otros patriotas, esperaban la oportunidad de incorporarse a la contienda.

El documento sintetiza los principios fundamentales que motivaron el inicio de la lucha armada contra el colonialismo español, las causas que la hicieron inevitable, expone los objetivos de la guerra y la capacidad del pueblo cubano para obtener la victoria y fundar una república democrática, así como la importancia universal de la independencia cubana.

Divulgar la doctrina de la revolución era decisivo para enfrentar las campañas del enemigo, que desde las primeras escaramuzas intentó confundir a las grandes masas de la población, para restarle apoyo a la lucha y crear temores entre los españoles residentes en Cuba. Es por ello que el Delegado del Partido Revolucionario Cubano expresó: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, ganémosla a pensamiento”.

El Manifiesto de Montecristi expone las ideas organizativas de la Guerra del 95 y constituye una muestra irrefutable de la unidad de la Revolución cubana. En el 2003, el Comandante en jefe Fidel Castro resalta este hecho histórico en una de sus alocuciones en homenaje al 150 Aniversario del natalicio del Héroe Nacional:

“La guerra de independencia de Cuba […] es suceso de gran alcance humano y servicio oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas presta a la firmeza, al trato justo de las naciones americanas y al equilibrio aún vacilante del mundo”.                                                

A 124 años de la firma de aquel manifiesto, su impronta aún marca el devenir del proyecto social cubano, al mantener la vigencia de los principios de independencia, antiimperialismo, antirracismo y latinoamericanismo, que entonces emergieron como doctrinas para echar a andar la Guerra del ’95.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here