Cronología de una épica batalla

0
8
En 1974, el Gobierno decidió efectuar, en la provincia de Matanzas, un experimento sobre la constitución de los órganos del Poder Popular/Foto Idael Varela Ferrer
En 1974, el Gobierno decidió efectuar, en la provincia de Matanzas, un experimento sobre la constitución de los órganos del Poder Popular/Foto Idael Varela Ferrer

Las primeras elecciones realizadas en Cuba después del triunfo de 1959, tuvieron lugar en el año 1976.

Luego del triunfo de la Revolución, el nuevo poder provisional que se comenzó a construir en Cuba debió concentrarse en organizar la economía y robustecer las fuerzas militares ante las amenazas de los Estados Unidos, razón por la cual entre 1959 y 1976 no se desarrollaron elecciones, y el poder legislativo recayó en el Consejo de Ministros y en su Primer Ministro, Fidel Castro Ruz.

No obstante, en esos años varias leyes fueron consultadas y aprobadas en referendo popular.

En 1974, el Gobierno decidió efectuar, en la provincia de Matanzas, un experimento sobre la constitución de los órganos del Poder Popular, hecho que sirvió de base para elaborar la propuesta de la estructura que adoptarían en todo el país.

Tras la nueva la división político administrativa que en 1975 fraccionó el territorio nacional en 14 provincias y un municipio especial, en agosto de 1976, mediante asambleas de nominación, fueron seleccionados los candidatos a delegados para los Órganos Municipales del Poder Popular.

En esas, las primeras elecciones desde el triunfo del primero de enero de 1959, entre los elegidos se encontraban tanto militantes del Partido Comunista de Cuba y la Unión de Jóvenes Comunistas, como personas sin filiación a las organizaciones políticas, y también se vio representado un gran número de jóvenes y mujeres.

El 10 octubre de 1976, en primera vuelta electoral, y el 17 de ese propio mes, en la segunda, cerca del 95 por ciento de los cubanos mayores de 16 años, mediante voto secreto y directo en las urnas, eligieron entre más de 30 000 candidatos a los delegados a las 169 asambleas municipales del Poder Popular, que quedaron oficialmente instituidas el 30 de octubre, el mismo día en el que se seleccionaron los delegados a las Asambleas Provinciales.

El dos de noviembre siguiente serían electos los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuya constitución, un mes después, unida a la elección del Consejo de Estado, su Presidente y vicepresidentes, y la designación del Consejo de Ministros, fortalecieron la esencia democrática de la Revolución cubana.

Como expresara Fidel el dos de diciembre de 1976, en la sesión solemne constitutiva del órgano supremo del poder del Estado, era un deber y fue, a la vez, un gran triunfo de su generación arribar a esa meta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code