Crónicas desde Guadalajara: Roberto, taxista amante del béisbol

Roberto es un taxista de Guadalajara, un charro capaz de narrar historias durante más de una hora, algunas de las cuales se relacionan con el béisbol. Sube o baja el tono de la voz, escucha a los demás o se ríe de forma estruendosa, todo sin quitar las manos del timón.

Este hombre de estatura media, más de 40 años y bigote, se declara seguidor del béisbol cubano y hasta pronostica que los Campeones de la Serie del Caribe serán los Alazanes de Granma o los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, estos últimos ya subieron a lo más alto en la edición del 2017.

Según nos dice, desea ver los partidos del torneo en el estadio de la ciudad, donde se efectuará el certamen desde hoy hasta el próximo día ocho, pero los boletos para entrar cuestan unos dos mil pesos mexicanos, demasiados para él y muchos otros aficionados.

¡Dos mil!, enfatiza y agrega otras palabras… Luego asegura que ha ido varias veces a esa instalación, la cual desde el 2014 es la casa del equipo de béisbol Charros de Jalisco, y hasta busca una foto en su teléfono móvil, pero nunca debió pagar tanto.

Habla de política, del clima, de los mejores lugares de Guadalajara y de otros no tan buenos, de un pelotero cubano que conoció en 1975, de la importancia de tener la confianza de los clientes, y de cómo él juega béisbol desde pequeño.

Asegura que ha conectado jonrones, incluido uno reciente dentro del terreno, pero siempre lo ha hecho como un hobby entre amigos.

Se emociona, narra los detalles de un batazo por el jardín derecho, gracias al cual logró un triple cuando las bases estaban llenas.., y sonríe. Tal vez, expresa algo de ficción, pero le seguimos la corriente.

Mientras estamos detenidos cerca de un semáforo, pregunta si en verdad las mujeres cubanas son tan bellas y singulares como ha escuchado, manifiesta su sueño de visitar algún día La Habana, y menciona un anhelo que desea convertir en realidad muy pronto: lograr una foto junto a los Alazanes.

¿En eso me pueden ayudar, verdad?, expresa con algo de esperanza, y le respondemos que quizá pueda hacerlo el domingo, cuando el equipo no tendrá juego dentro del certamen, y solo debe entrenar.

Este carismático mexicano nos “imparte una clase rápida” sobre la ciudad, los precios, la comida…, para que “otros no intenten hacerse los más vivos con ustedes”, nos dice sonriente quien nos cobró mucho menos de lo que trataron otros taxistas, para trasladarnos dentro de esta urbe de tequilas, mujeres hermosas y mezcla de tradiciones y modernidad.

Cuando nos despedimos, volvió a mencionar el deseo de la foto y hasta de ver al menos un desafío de la Serie del Caribe. “¡Dos mil pesos”, volvió a mencionar, y se metió en el carro.

Nosotros dimos algunos pasos, y, segundos después, vimos como el automóvil amarillo se perdía a los lejos sobre el pavimento. (Por Yasel Toledo Garnache, enviado especial de la ACN)

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up