Crónica a un amigo sincero

0
23
René Salas Inerarity deja en la sala de su hogar un legado en fotografias junto a Fidel, Raúl, Lázaro Peña y otros dirigentes de la Revolución. Foto: Nohema Díaz Muñoz

La expresión habitual y personalizada de René Salas Inerarity era enfática: “¡saludos, clase obrera!”.
Ese apego a las fibras del proletariado, palpándolas con un estrechón de manos o un abrazo, lo fue moldeando desde la infancia como integrante de una familia que luchó contra el régimen capitalista. Su papá hacía muñecones, denominados Victoria Popular, que colocaba en las tiendas, y le encomendaba a él la distribución de la propaganda revolucionaria.

La necesidad lo obligó a trabajar a los nueve años de edad. La asistencia médica en el hospital dependía de un papel que decía: Pobre solemnidad. Cuando se mudó junto a sus padres de Camajuaní para Ciego de Ávila, vivía en una casa de madera con piso de tierra. Fueron estas algunas de las malas pasadas que le jugó la vida.

Desfilar al lado de Fidel Castro y darle la mano en un acto por el Primero de Mayo en la Plaza de la Revolución Jose Martí, fue uno de sus momentos más felices. Otros alegrones resultaron los encuentros de trabajo con el líder obrero Lázaro Peña, la participación como delegado en el histórico XIII Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba y su aporte a la constitución de los Sindicatos, en la República Popular de Angola.

Aunque devino momento triste, una de las acciones humanitarias que más lo marcó durante su rica historia de vida, fue la posibilidad de trasladar los restos de su hermano Mayito Salas, quien cumpliera una misión como cooperante del deporte cubano en la República Bolivariana de Venezuela.
El motivo de absoluta felicidad fue el saberse guía de cuatros hijos universitarios, dos de ellos médicos internacionalistas.

En las sesiones finales del XXI Congreso de la CTC, celebrado en abril pasado en La Habana, tal vez ya con la enfermedad en sus entrañas, fungía como uno de los sobresalientes agitadores políticos. Allí demostró que es un soldado permanente en la tropa de Lázaro Peña Gonzalez. Salas deja un legado de líder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code