Celebran en Majagua designación del punto cubano como patrimonio inmaterial de la humanidad

XXXIII edición del festival de parrandas Arbelio Armas Consuegra
La playita de Majagua fue escenario de la XXXIII edición del festival de parrandas Arbelio Armas Consuegra/Foto Amador Rodríguez López

La  playita de Majagua en la provincia Ciego de Ávila fue escenario de la trigésimo tercera edición del festival de parrandas Arbelio Armas Consuegra dedicada a la determinación de la UNESCO de declarar al punto Cubano patrimonio inmaterial de la Humanidad.

En el encuentro que contó con un grupo de trabajo del Consejo Nacional de casas de culturas encabezado por la musicóloga y productora musical, Sonia Pérez Casola, el poeta e investigador majagüense, Gilfredo Boan Pina recibió el galardón Memoria Viva otorgado por de la sociedad cultural Juan Marinello.

También en ese ámbito se les hizo entrega de reconocimientos por la obra de la vida a los defensores de las tradiciones locales, Eneida Cordobés Batista (La negra) y Joaquín Pérez Orozco, (El mulato) y por su labor investigativa a la funcionaria del sector cultural Yalennis Lovaina Osorio.

El grupo de estimulados por la comisión organizadora en reconocimiento a que en nuestros campos se mantenga vivo  el punto cubano, en sus diversas modalidades,  lo recibieron los integrantes de las agrupaciones parranderas, de este propio territorio  Majaguá, Limones Palmero, Lázaro López, Las Vueltas, Los Hoyos y la Parranda espirituana.

A la cita con los octosílabos, la guitarra, el tres, las claves, el Bongó, el güiro, la marimbola y el machete como instrumento musical, fueron convocadas todas  los colectivos cultivadores del género y varios invitados entre los que estuvieron la quinceañera Claudia Nerid, acreedora del  primer lugar del concurso convocado por la televisión Cubana defendiendo la Tradición.

Desde  mucho antes de la fundación de Majagua el dos de abril  de 1906 en los asentamientos agrícolas aledaños a este  lugar escogido para  a inicios del siglo  XX  para ejecutar  labores de prolongación del ferrocarril central hasta el oriente cubano ya  se realizaban festejos parranderos que se extendían por varios días.

Entre las fechas escogidas para este tipo de actividad en la que se ponen de manifiesto las dos culturas que conforman nuestras raíces, lo español mediante los instrumentos de cuerdas y lo africano en la percusión, aparecen entre otras: el cumpleaños de algún parrandero, las semanas santas y los fines de año.

Existen testimonios de guateques iniciados el 24 de diciembre, día de noche buena y que concluyeron el día de reyes el 6 de enero, tiempo en que las expresiones musicales y poéticas se trasladaban a puntuales viviendas en las que se elaboran apetecidos alimentos a base de carnes para acompañar al moderado traguito de agua ardiente.

En reconocimiento a esta arraigada tradición en el avileño municipio de Majagua desde 1983 se desarrolla anualmente un festival parrandero el cual, en homenaje a un desaparecido participante, lleva por nombre Arbelio Armas Consuegra, evento este diciembre tuvo el honor de celebrar  su edición número 33.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up