Bolivia estremecida por ocho días consecutivos de protestas

0
8
Protestas en Bolivia /Foto RHC

Los bloqueos de carreteras, la huelga de hambre y el plantón frente a las edificaciones gubernamentales, son los métodos de lucha que optan los bolivianos para recordar al gobierno su inconformidad con el gobierno golpista de Jeanine Añez y los cambios de fecha en los comicios generales.

Por octavo día, los manifestantes descontentos continúan movilizados en las principales arterias de La Paz, la capital, y el vecino departamento de El Alto, para demandar al Tribunal Supremo Electoral (TSE) su inconformidad de fijar la celebración de los comicios el 18 de octubre, en lugar del 6 de septiembre.

Los manifestantes cumplen con un ultimátum al TSE de entidades como la Central Obrera Boliviana de iniciar el 3 de agosto los bloqueos de vías y otra protestas, si el TSE mantenía su decisión del 23 de julio de cambiar la fecha.

Las movilizaciones, en las que participan Federaciones de Juntas Vecinales, expresan también su descontento mediante fogatas con neumáticos y maderos que cierran el paso en vías como la Autopista La Paz-El Alto.

Algunos movilizados llevan cascos y escudos fabricados de forma artesanal, en previsión de actos represivos empleados con frecuencia por el gobierno de facto para sofocar estas manifestaciones de rebeldía.

Los bloqueadores y otros manifestantes cerraron este lunes el acceso entre las urbes de La Paz y el Alto, al impidir la conexión por la autopista entre que comunica a esos dos departamentos.

La Central Obrera Boliviana y la Federación de Mineros comunicaron el jueves que radicalizarán las protestas ante la persistencia oficial de postergar los sufragios.

Tras una reunión con el TSE, ambas organizaciones coincidieron en la ausencia de voluntad de esa instancia comicial para mantener la fecha anterior del 6 de septiembre y la responsabilizaron ‘por lo que pueda pasar’.

El encuentro concluyó con la ratificación por el TSE del 18 de octubre para celebrar los sufragios, pese al agravamiento de la crisis política nacional con las citadas acciones contra el gobierno y la decisión de continuarlas.

Mientras el gobierno amenaza con más represión y la actual presidenta Jeanine Añez se define como única opción para enfrentar el Movimiento Al Socialismo (MAS)), al cual acusó de alentar los bloqueos de carreteras y otras protestas que paralizan al país por más de una semana.

“Bolivia tiene dos caminos: el camino del bloqueo, del luto y del dolor que le propone el MAS; o el camino del diálogo, el camino de la salud, de la reactivación económica, y la generación de empleos que les proponemos nosotros”, dijo la gobernante mientras parecían aumentar los sectores sociales que piden su renuncia.

La declaración de Áñez, mediante la red Twitter, fue respondida por el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, quien denunció en la misma red que el Gobierno alentaba a grupos irregulares que reprimieron el lunes 10 con activistas “pro democracia” que realizaban una huelga de hambre frente al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“El traslado de grupos de choque a La Paz con armas, violentos y cargados de odio contra el pueblo movilizado pacíficamente, agrava la crisis en Bolivia. Lo que quieren es una convulsión social para entorpecer las elecciones y que el gobierno de facto se prorrogue en el poder”, dijo el candidato masista.

Fuente: Prensa Latina y Sputnik

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here