Vida al borde (+Video, Audio, Infografía y Fotos)

1
269
En el archipiélago Sabana-Camagüey se encuentra una población significativa del Vireo de las Bahamas registrada en Cuba. Foto Internet

Estudios del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Costeros (CIEC), han revelado la vulnerabilidad de algunas especies en Cayo Paredón Grande.

En Paredón Grande, uno de los cayos al norte de la provincia Ciego de Ávila, que componen el archipiélago Sabana-Camagüey,  de reconocido valor natural para la Isla, se encuentra una población del Vireo de las Bahamas, Vireo crassirostris (VB) registrada, según el Libro rojo de los vertebrados en Cuba.

En Ciego de Ávila los primeros estudios de caracterización del hábitat, determinación del área de ocupación y distribución de la especie,  se asentaron en los años 2008 y 2009,  gracias a un proyecto del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Costeros (CIEC).

Desde el año 2015, Antonio García Quintas, ornitólogo de la institución, los ha continuado y confirma que hoy están vulnerables, por la actividad turística.

El VB es uno de los representantes de la ornitofauna cubana. Tradicionalmente se conoce poco acerca de su ecología en nuestro país.

“Se circunscribe en el mundo a apenas contados grupos insulares dentro del Caribe. De hecho,  la familia Vireonidae  está restringida a la región tropical del Nuevo Mundo o América.  

“Y de todos, la población del Vireo de las Bahamas, es precisamente la más fragmentada. Eso lo hace frágil y muy sensible a cualquier perturbación”.

Principales hábitats donde vive el Vireo de las Bahamas a nivel mundial. Imágenes cortesía del entrevistado

¿Se han avistado en otras regiones cubanas?

“De forma esporádica, sí, en áreas adyacentes, en los cayos Coco y Guillermo. Incluso, hay registros históricos en la península de Guanahacabibes, en Pinar del Río, pero se consideran aislados.

“Tal vez por los propios movimientos de dispersión,  forrajeo y búsqueda de nuevos territorios. Mas, no se vuelven a avizorar. Quiere decir que no se establecen permanentemente.

“Monitoreos con grabaciones sonoras y reclamos en períodos establecidos según la literatura, demostraron que la población del VB  ocupa el sector oeste y norte de Cayo Paredón Grande (CPG).

“Esencialmente, en tres formaciones vegetales: una zona extensa de bosques de mangles mixtos y una pequeña de bosque siempreverde micrófilo, hábitats alternativos, marginales o secundarios, no priorizados desde el punto de vista de la especie. Y la fundamental, el matorral xeromorfo costero desde el faro hacia la región centro oeste, donde se sostiene el grueso de la población.

Zonas donde habita el Vireo de las Bahamas. Imágenes cortesía del entrevistado

“Con esa información preliminar y a partir del año  2015, como parte de otro proyecto iniciativa del CIEC por el tema de la fragilidad ecológica y ambiental de CPG,  se establece un sistema de monitoreo periódico, entre dos y tres visitas al año, y por otros métodos de capturas como “las redes de niebla”;  determinamos otros parámetros importantes de esta especie, no conocidos hasta el momento para Cuba, por ejemplo los valores de abundancia.

“Reflejaron que VB  es el más cuantioso dentro de la  avifauna en estas formaciones terrestres. Con valores superiores a las seis capturadas por cada cien horas red.  Lo que lo dota de un papel ecológico preponderante dentro de las redes tróficas y de interacción, establecidas en los ecosistemas de este cayo, según indica la Ecología Básica.  

“Paralelamente, en otro estudio fueron marcadas con anillos de colores con numeración además, para ser identificadas a nivel individual y por métodos estadísticos y modelación llamados “De captura, marcaje y recaptura”, se estimó el tamaño poblacional.

“En este sentido, se encontraron dos aspectos interesantes. Primero, que a lo sumo son  alrededor de 60 individuos, entre el 2015 y el 2017. Segundo, que existe una significativa fluctuación estacional en cuanto al número de individuos que se estiman. Es decir, hay contrastes grandes entre una temporada y otra. Y por último, comprobamos que el matorral xeromorfo costero constituye  la parte elemental para la preservación y mantenimiento de la especie en Cuba.

¿Sin embargo, en enero del 2019 ustedes realizaron una investigación en la que constataron  la reducción de casi el 50% del área por desbroce de tierra, para la construcción de hoteles en CPG?

“Esa es una de las preocupaciones históricas del CIEC. El Centro conoce los planes de desarrollo turístico para la cayería norte de Ciego de Ávila, de suma importancia socioeconómica para el país. No obstante, Cayo Paredón Grande es una excepción, pues es extremadamente frágil. Por su estrechez  está muy expuesto a los fenómenos hidrometeorológicos extremos, esto ya de por sí lo hace vulnerable.

El Vireo de las Bahamas sobrevive en el matorral costero de Cayo Paredón Grande, donde se concentran los puntos amarillos. Imágenes cortesía del entrevistado

“Precisamente,  lo que queda del matorral xeromorfo coincide con uno de los polígonos principales, aprobados para la edificación de parcelas hoteleras.

“Tras el paso del huracán Irma por nuestro territorio en septiembre del 2017, los individuos sobrevivientes, se concentran allí.

“En intercambios que hemos tenido con ornitólogos de universidades de  Puerto Rico, Estados Unidos, y otros sitios del Caribe, coinciden en que los matorrales costeros son claves para la preservación del pájaro, pues encuentran amparo y alimentos, por la densidad  de esta plantación y su rápido crecimiento.

¿Si continúa el desbroce de tierra en Cayo Paredón Grande qué impacto tendrá en la naturaleza?

“Si se elimina el matorral xeromorfo costero, el área núcleo quedaría afectada. Los que quedan ahí tendrían que buscar otros lugares, como el bosque y el mangle mixto, que no poseen las características esenciales para  su sustento y recuperación.

¿Existe también en CPG, otras especies como el molusco único de su tipo en el mundo, en riesgo?

“Sí, precisamente la excepcionalidad de este lugar radica en la combinación de elementos naturales que coexisten.  Esto lo singulariza de todos los que componen el archipiélago Sabana-Camagüey. En él coexisten animales  biogeográficamente  similares a los del archipiélago de Las Bahamas, esto es único en Cuba. Ejemplo, el Zunzún de Las Bahamas, el propio Vireo, el Sinsonte Prieto.

“Con respecto a otros grupos biológicos, se presenta el molusco Cerion paredonis, un endémico local y a nivel mundial solo existe en los hábitats de Cayo Paredón Grande.

“Según el Libro rojo de los invertebrados de Cuba, información científica publicada también, se estima que los planes de desarrollo turísticos aprobados para este cayo, pueden afectar casi el 80% de la población. Algo realmente lamentable, cuando se pudiera utilizar como un elemento de ecovalor científico, y por tanto, obtener ingresos a partir de su observación.

Cerion paredonis. Imágenes cortesía del entrevistado

“Existe también una especie de cactus llamado Consolea millspaughii, por su nombre científico, que presenta un estado de amenaza clasificado como En Peligro Crítico, última categoría previa a la extinción, solo presente en Cuba y en las Bahamas.

“Tiene valía histórica, pues  en 1911 en cayo Paredón justamente se describió la especie,  y es monitoreada con bastante regularidad por botánicos nacionales y estadounidenses,  estimada en cientos de individuos, cifra ínfima.  

Consolea millspaughii. Imágenes cortesía del entrevistado

“Y un plumífero playero, el Frailecillo Silbador, (Charadrius melodus), que vive en las orillas de las costas. Mundialmente amenazada  y clasificada como Vulnerable, se reproduce en la zona de Estados Unidos y Canadá. En los últimos años experimenta un decrecimiento importante, algo que roba la atención de los  conservacionistas de ambas naciones norteñas.

“Sus investigaciones arrojan que por encima del 40% de los registros para Cuba, se centran en las playas de CPG y Antón Chico”.

Frailecillo Silbador o Charadrius melodus. Imágenes cortesía del entrevistado

¿Las empresas inversionistas conocen de estas pesquisas científicas del CIEC?

“Pensamos de que no en su totalidad y necesariamente no tienen que conocerlas. Antes de la concepción de una obra,  entre los requisitos a cumplir está el estudio de impacto ambiental, realizado por consultoras aprobadas a nivel nacional, que son las que sí tienen que manejar  todo este tipo de información.

“El CIEC, con ese mismo objeto social, creado por el Líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz  y situados estratégicamente en la cayería norte, no fue considerado  como consultor ambiental.

“En dictámenes de expertos que hemos hecho a esos estudios de impacto ambientales hemos identificado un nivel de desactualización importante. No revelan la magnitud de los valores antes mencionados, ni los resultados científicos.

“Además, existen regulaciones cubanas que protegen a las especies amenazadas,  por ejemplo la Ley 81 de Medio Ambiente y la Resolución 160 del CITMA,  que protege a las especies  CITES, de importancia mundial.

¿Pudieran coexistir en Cayo Paredón Grande la naturaleza y la actividad turística?

“Dado el nivel de desbroce actual estamos en grado S.O.S. La única alternativa es la preservación de los pequeños fragmentos que quedan,  el otro 50% del matorral xeromorfo, donde está previsto un próximo hotel.

“Cayo Paredón Grande estuvo propuesta a Área Protegida. Por razones diversas, de múltiples factores, nunca fue llevada a feliz término esta categoría.

“Sí, todo es posible. Una de las modalidades turísticas en la cayería norte de Ciego de Ávila, que no es, digamos, la más fortalecida es la Observación de aves o birdwatchings. Para ver el Vireo de las Bahamas se paga, y el único lugar en Cuba donde pueden avistarlo es en Cayo Paredón Grande.

“Datos ofrecidos por  la oficina de ECOTUR muestran que la actividad genera más de 10 mil pesos convertibles anuales.  Bien pudiera combinarse con otras modalidades e instalaciones turísticas menos invasivas y más amigables con el ambiente, para hablar de un turismo sostenible.

“Nosotros (CIEC) respondemos al llamado del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, de que la ciencia se inserte de forma activa y profunda con resultados concretos en el desarrollo sostenible, pujante de nuestro país, y lo que recogen los Lineamientos.

“Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del PCC, ha estado dos veces en nuestro centro; incluso, en su inauguración, y siempre ha reconocido el valor preponderante del mismo dentro del ordenamiento turístico de todo el Sabana-Camagüey.

“Creemos que nunca es tarde, por la voluntad de la máxima dirección del país y la seriedad con que siempre se ha manejado el tema de la ciencia en Cuba”.

 

 

 

1 Comentario

  1. Estimada periodista: Leí el reporte y la respuesta del delegado del CITMA, sólo tengo una reacción…JAJAJAJAJAJAAJ….y no es por su trabajo….así que disculpe..no pude reírme en el facebook…….a mi, que fui trabajador del CIEC por 22 años ininterrumpidos…por sólo insinuar una ofensa desde esa delegación, me fui y renuncié a todo..pq lo primero que debe tener el ser humano es vergüenza..eso nos enseñó Fidel no??..lo mínimo es que debe hacer Antonio es irse….digo..lo mínimo…
    Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

code