Algo más que una trocha en Ciego de Ávila

Trocha Militar de Júcaro a Morón /Foto Idael Varela Ferrer

La Trocha de Júcaro a Morón se considera uno de los monumentos militares más importantes del Caribe.

La Trocha Militar de Júcaro a Morón representó una parte significativa de la identidad de Ciego de Ávila, al trascender sus funciones meramente defensivas para instalarse en el espacio simbólico de estas tierras y sus habitantes.

Su construcción se inició en 1869 con el desbroce de las primeras zonas, en pésimas condiciones de trabajo, para montar fuertes de madera, al costo de numerosos recursos y vidas humanas.

Las autoridades coloniales españolas concibieron esta línea fortificada de más de 60 kilómetros para limitar la acción de las fuerzas independentistas cubanas, decididas a llevar su obra liberadora hasta el occidente del país, donde radicaba la fuente principal de las riquezas de la metrópoli en el archipiélago.

A su vez, pretendía constituirse en elemento de aislación de los destacamentos mambises y servir de base de apoyo y comunicaciones del ejército ibérico en los territorios del Camagüey y de Las Villas.

Para complementar la estrategia, el alto mando castrense fomentó la creación de las Colonias Militares Agrícolas (Blancas), con asentamientos de agricultores hispanos, sin criollos, fundamentalmente en el lado este de la Trocha, aunque en su parte oeste también se ubicaron Infanta Isabel y Reina Cristina.

Diseñada para detener a grandes agrupaciones enemigas, no pudo evitar el cruce el seis de enero de 1875 del mayor general Máximo Gómez Báez, al mando de un contingente de mil 500 infantes y 800 caballos en dirección a Las Villas.

Las instalaciones y su estructura militar cayeron en un periodo de abandono al concluir la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y se utilizaron como garitas para resguardar elementos de ferrocarriles y otros usos.

El estado de precariedad de la línea defensiva en 1895 posibilitó, sin mayores complejidades, el paso de dos columnas invasoras, y de diversos correos y partidas mambisas en ambos sentidos.

En la actualidad todavía prima el desconocimiento en torno al primer insurrecto en burlar semejante obstáculo, sin embargo, fuentes de ambos bandos en disputa reconocen ese arrojo al oficial cubano Pancho Jiménez, el mérito de Máximo Gómez está en cruzarla con una amplia tropa.

Avanzada la llamada Guerra Necesaria, los subordinados de la corona española en Cuba procedieron al reforzamiento de las condiciones de fortificación y otras cuestiones defensivas, con la utilización de importantes avances tecnológicos, pero a la postre, resultaron insuficientes a su propósito.

La Trocha se considera uno de los monumentos militares más importantes del Caribe y algunas partes de la misma están protegidas al ser declaradas como Monumento Nacional desde 1986.

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up